Skip to content
Cultura con un click

¿Cristina vuelve? La esperanza del pueblo conSUMO cuidado

Me saca de la cama el llamado de los pibes a los gritos, desde la calle. Una jornada contundentemente fría arranca bien temprano en los bordes del conurbano bonaerense. La helada se hace capa gruesa en los pastizales de los descampados, y  lo congela todo.  Mientras salgo, los muchachos esperan la llegada del micro con un fuego bien prendido y una mateada improvisada en algo similar a una vereda, pero sin cemento.

Casi dos horas de espera, y pasa el tiempo calentándonos en la fogata y chamuyando, entrándole al mate, la galleta e intercambiando palabras que disparan rap desde los celulares, y al fin el micro llega, al ritmo del hit del momento DESPACITOOOO.

Destino de hoy, estadio de Arsenal, a escuchar a Cristina. Me llega un mensaje, de un estimado compañero de letras, historiador  y gran ensayista de la subjetividad. El me pregunta sobre cuál sería la cuestión por la que estoy/estamos acá, como individuo, como grupo. Una pregunta que retumba en mi cabeza, y que tiene algunas explicaciones.

Merlo, vive un florecimiento de la participación y la democracia. Una vez caído el Dictador Vasco, Gustavo Menéndez, respaldado por gran parte del Pj bonaerense, y la agrupación que lo llevo al gobierno municipal, Grande Merlo, supieron capitalizar el auge y acompañar  los nuevos espacios donde  desarrollar y de alguna manera contener la participación política en los barrios. Una política inorgánica que es llevada a cabo con varias estrategias de acompañamiento y muchísima improvisación, una pisca de creatividad y mucha voluntad transformadora que se contrasta con una encarnizada disputa por pequeños espacios de poder dentro de la agrupación que conduce la gestión local. Así se desarrolla y vive la apertura política y la politización de amplios sectores sociales en Merlo.

Cristina Fernandez de Kirchner a punto de empezar su acto en el estadio Arsenal de Sarandí

El barrio Circuito, es parte de este proceso de politización y empoderamiento de los sectores populares. En un proceso complejo de dos años de idas y vueltas, en donde se lograron muchas cosas para el mejoramiento de la calidad de vida de los vecinos. Como se suele decir por ahí, No fue magia. Sino mediante la auto organización de los vecinos. Primero en un intento de huerta comunitario y luego con la murga los revoltosos del Circuito y luego el hastió de los vecinos ante la situación de abandono y degradación de la zona.  Una amenaza de corte de ruta en diciembre 2016, presión que tuvo eco en los funcionarios que se pusieron a trabajar con y para el barrio. Así fuimos sumando  varias asambleas vecinales en el campito de la cancha, y dieron como resultante la creación de la organización vecinal autónoma e independiente, Barrio Circuito Pontevedra, que funciona como organismo de exigencia ciudadana ante los incumplimientos de la leyes que el Estado debe garantizar. También nos planteamos como objetivo de trabajo la función de organismo  veedor  y colaborador,  con la gestión municipal para la urbanización y planeamiento en conjunto  del territorio en una zona de rápido poblamiento.

Muchos micros movilizados para la convención de la Jefa. Un apoyo sostenible de muchos intendentes del conurbano y agrupaciones de base y hasta personas sueltas y sin organizaciones se convocó al pequeño estadio de Arsenal de sarandí.

Acompañar a la Liliana, referente y luchadora leona del barrio, fue uno de las cuestiones que me condujo a tomar la decisión de ir a respaldar a Cristina en esta jornada, ¿Patriótica?  Liliana se consolido como servidora social y presidenta de nuestra asociación civil. Todo un hallazgo político la compañera Lili, intensa como ella misma. Madre de 5 niños, realiza relevamientos sobre las necesidades de los vecinos, patea el barrio y gestiona con su telefonito fastidiando hasta el hartazgo a todo funcionario habido y por haber en la gestión. Estudiante de magisterio y también vendedora callejera. Ella me comento en varias oportunidades donde mateábamos juntos de la necesidad de detener el desastre macrista, y de su simpatía por Cristina Kirchner y sus políticas de macro. Así se fueron dando las cosas en este presente continuo y un día antes se confirma, que el conductor pejotista merlense, Gustavo Menéndez decidió enviar micros a los barrios que deseen movilizar en apoyo a Cristina.

Por diversos amigos y compañeros docentes también me había llegado la invitación.  Pero Liliana jamás había participado en una movilización política, y menos aun como referente barrial. Ella me pidió que la acompañara. La mesa de organización de la comisión es un ente ciudadano, cada cual tiene su posición ideológica mas o menos formada o desformada, frente a la Política con Mayúsculas, pero todos tiramos para el barrio y su mejoramiento. Una comunidad pequeña y alejada de otros barrios. Casi una comarca.

Un bondi de dos pisos con baño había entrado al barrio por primera vez en la historia a buscarnos a nosotros, los pibes estaban chochos!!!  Cuando llegamos a destino  la cantidad de micros y la gente desbordaba la avenida Mitre y las calles aledañas al estadio.  La columna de Grande Merlo se ubico en la puerta del estadio. El clima fue muy generoso con nosotros y con la Jefa. Solsticio pleno de invierno. ¡Un día peronista! Con la música festiva de la murga los Amantes del Ritmo, junto a la bandera Argentina, y  también se veian  banderas de distintos países latinoamericanos y las wipalas que flameaban el cielo. Todo este marco  brindaba un espectáculo colorido y alegre.  Los y las bailarinas. Había una fiesta del pueblo.

Mientras la Jefa hablaba, nos reunimos en lo alto. Ahí bien arriba de las vías del pre metro para ver las pantallas con lo que sucedía dentro del pequeño estadio.  Los trenes iban y venían cargados de personas que bajaban en Sarandi y se agolpaban en las vías para escuchar y depositar la Fe, y asi cristalizarla en una persona. La Política y la religión se parecen mucho, ambos necesitan que los demás crean. Así se construye lo legítimo del poder. Y el Jefe Comunal Menéndez lo sabe. Su frase de cabecera  ”Creer para ver”. Sigamos la esperanza, pues, con Cristina estábamos mejor, o menos peor.

Estadio de Sarandí completamente lleno.

Pero es aquí en este solemne acto de reunión popular en el  día de la Bandera, que pareciera invertirse la balanza de la Fe política. Pero solo esa Fe de la que necesita el poder para garantizar la representatividad en un frágil y endeble sistema de creencia,  que se desvanece por completo.   Así se plantea este llamamiento político a un sujeto no ideológico, de una oxidada patria, que  es ultrajada día a día por la consolidación de un Estado post/ nacional, bajo la subjetividad del mercado digital en cómodas cuotas. Un discurso políticamente correcto de la jefa dirigido al consumidor , al homo/economicus. En palabras de la jefa  “cuando van al supermercado ¿a alguno le hacen alguna rebaja o le cobran más barato porque es de un partido o de otro? A ver… yo les pregunto: cuando les llegan esas facturas delirantes de agua, de luz, de gas ¿vienen con un escudito de la Unión Cívica Radical, del PJ o del Partido Comunista?” Así están las cosas planteadas. Se quebranto a las mayorías hoy olvidadas y abandonadas al exilio del consumo y de la organización de la vida como cristina lo plantea. “Siento que le han desorganizado la vida a la sociedad. La gente tenía la vida organizada, la gente tenía su vida organizada podía planificar. A fin de mes tenía su sueldo, sabía lo que podía gastar, sabía lo que podía ahorrar para las vacaciones, sabía cuánto iba a separar para la cuota del auto, sabía cuánto juntaba para los ladrillos o la bolsa de cemento de la casa que se estaba haciendo. Eso es tener la vida organizada y eso es lo que han venido a romper. Nos han desorganizado la vida, la gente tenía proyectos”.

Poco se hablo de un sujeto ciudadano activo más que para acorralarlo dentro del sendero de la democracia representativa. La Jefa  agito la fuerza descompresora de un ciudadano pasivo, que entrega su voluntad al voto. Un discurso para el ciudadano de la modernidad. Un ciudadanoquizás aun un mas ultrajado que la patria oxidada. En palabras de la Jefa No, no, no. No confundamos a nadie. No confundamos porque lo que necesitamos es ponerle un límite a este gobierno en las próximas elecciones para que pare el ajuste. Y las próximas elecciones, mis queridos compatriotas, son parlamentarias. Y son precisamente, y son precisamente el diseño que el sistema político adoptó en nuestra constitución, las elecciones de medio término. Porque allí la sociedad expresa si está o no está de acuerdo con un gobierno.”

Varias preguntas retumban en mi mente al son de los pegadizos sonidos de los Amantes del Ritmo.  ¿Sera posible que este llamamiento al consumidor/ciudadano alcance para ponerle límites a las clases dominantes en su  incesante y voraz acumulación capitalista? ¿Sera posible que se transite una vez más,  del Cambio para pocos hacia una Restauración de lo popular con sus ritos y sus representaciones múltiples y que exceden a la mismísima jefa?  En definitiva el problema sigue siendo de existencia.

Nicolas Grati
Nicolas Grati Editor

Profesor de Historia y cronista en La Mansión

3 Comments

  • Carmen 26 junio, 2017 // 9:09 am

    Piel de gallina al leer tan exacto relato… Q se siga difundiendo!!!👏👏

    responder
  • salvaje 28 junio, 2017 // 9:24 pm

    Vamos Cristina carajo! Basta de ajuste contra los laburantes y los que menos tienen!

    responder
    • Nicolas Grati 1 julio, 2017 // 12:56 am

      Gracias por tu comentario!! Segui prendido a La Mansion Radio y La Mansion Wwb, estamos contruyendonos!!!!!

      responder

Dejá una respuesta