Skip to content
Cultura con un click

El culo inquieto

Y sí, de tanto que me dicen así creo que ya casi se transformó en un apodo. Decí que es un poco largo para ser apodo, sino ya sería un hecho. A primera impresión, digamos que, me suena a un decir bastante simpático. La cuestión es que al ser pronunciado tantas veces, y por personas tan distintas, comenzó a llamarme la atención. Y, pensando de dónde podía venir esto, me resultó atinado escribir sobre esas personas a las que les dicen que son “culos inquietos”. Fue entonces cuando varias ideas entraron con irreverencia a la mente, siempre sin más que sólo preguntas. Pero ante todo, estas nuevas preguntas me invitaron a pensar sobre cómo se siente mi cuerpo, que va de aquí para allá, y que no se puede quedar quieto. Para ser honesto, se siente como si fuera necesario rebotar en las paredes de mi espacio, para que no se reduzca. La atomización de mi espacio, no hace otra cosa que mermar cualquier tipo de exploración social en la vida. Es decir, la reclusión nos lleva a guardarnos de los demás y a reforzar una manera de sentir comodidad exclusivamente en lo que consideramos nuestro espacio privado. Particularmente, yo no busco más espacio. Sino que pretendo con el movimiento, no ser consumido por mí mismo. Me muevo para encontrar nuevos sentidos emergentes. Por ello, vivo virando sin un rumbo fijo, aunque sí contundente y en movimiento junto con otros. En definitiva, Manu Chao diría que esto que describo en el cuerpo, es un motor que nunca deja de rolar. Y, según sus palabras, sigue un camino que está destinado a nunca llegar.

El estar en plena acción es un existir que sacude angustias. Sin reducirlo sólo a lo físico, sino también entendiéndolo como un accionar intelectual. Y que a su vez, implica un movimiento colectivo con otros cuerpos que también vibran. Esto significa a la vez, una dependencia del exterior que garantiza una autonomía en el interior. Porque sin los otros me establezco, pero con ellos concibo. O sea, es una simbiosis que nunca se agota y que es sumamente enriquecedora para la potencia creativa del cuerpo. Es por esto que, no escribiría este texto sin esperar una lectura de tu parte que cree interpretación para estas palabras. Pero a esta dialéctica entre comunidad y privacidad, entre masificación y singularidad, entre introversión y extraversión, hay que saberla bailar y es el desafío del “culo inquieto”. Por ejemplo, para hacerlo más simple podemos remontarnos antropológicamente al momento de la historia en que la vida se esgrimía entre saber cuándo era el momento de salir a cazar y explorar, y cuándo había que quedarse en la cueva. Por lo pronto, en esta era digital, existe una tendencia a que el sujeto político y activo se transforme en un sujeto apolítico y pasivo. Así pues, ante esto el “culo inquieto”, que es naturalmente activo, intenta gambetear esa claustrofilia ahuyentando el deseo por permanecer en espacios cerrados.

En suma, el movimiento, el intercambio colectivo, la creatividad y la rebeldía forman parte de la idiosincrasia del “culo inquieto”. Un cuerpo que no gusta de la atmósfera gris de la rutina y de las humanas costumbres. Tratar de evitarlas, es lo que impulsa la necesidad de juntarse con otros cuerpos en movimiento. Imaginen, ¿Qué mejor para un “culo inquieto” que encontrarse con otro? Así pues, conocer personas, disfrutar de los vínculos humanos, concebir, son los placeres de la inquietud. En fin, parece que de eso se tratan los “culos inquietos”, aunque sinceramente yo prefiero llamarlos cuerpos libres.

Esta es tu vida, y se acaba cada minuto.
Fight Club

Facundo Ramirez
Facundo Ramirez Editor

Estudiante de Comunicación Social. Colaborador de ANRED por medio de la redacción. Director y guionista de la productora Señal Primate

2 Comments

  • Alexandre 31 julio, 2017 // 11:43 pm

    Seamos todos unos “culos con hormigas” entonces!!!!!! Que así le llamaba mi abuela y mi mamá a los seres con ánimos activos o “cuyos inquietos”!!!!

    responder
    • Alexandre 31 julio, 2017 // 11:45 pm

      Perdón “culos inquietos” quise decir!!!!! 🙂

      responder

Dejá una respuesta